Menu

Cuba: Análisis Sectorial / 16

analisis-cubaCuba: Análisis Sectorial / 16

La economía cubana ha dependido mucho del azúcar, que ha representado hasta el 80% de sus exportaciones. Así mismo, el mercado de los países de Europa del Este (que ha reducido drásticamente su poder adquisitivo) era fundamental para Cuba. Esos países compraban la mayor parte de las exportaciones agrícolas de la isla.
El régimen de intercambio hasta 1986, suponía una contribución por valor de un tercio del PNB cubano (unos 5,000 Mill$/a. en términos de mercado). Sin embargo, desde 1986 la mayoría de los países del Este procedieron a limitar sus suministros alimenticios.
Pese a la corriente de intercambios comerciales sostenidos con Corea del Norte y China (50% en 1989), la lucha por la búsqueda de nuevos mercados y la reconversión del aparato productivo del país en condiciones de escasez de divisas ha sido y es impresionante.
Con una de las flotas mejor equipadas de la región, Cuba captura unas 220.000 toneladas de pescado al año y 3.000 toneladas de esponjas frente al litoral cubano, en el mar Caribe y en el estrecho de Florida, pero también en el Atlántico norte. La pesca supone una fuente importante de ingresos para el país.
En cuanto a minería, la extracción de níquel ocupa, por su valor, el segundo puesto en la obtención de ingresos a través de la exportación de 50.000 toneladas extraídas anualmente (es decir, un 15% de la producción mundial), las dos terceras partes son exportadas.
Se está desarrollando progresivamente alunas otras industrias: cemento, maquinaria agrícola, farmacia. El sector de hostelería ha presentado un desarrollo espectacular durante los últimos años.
Sin embargo, la economía cubana se ve perjudicada por dos grandes obstáculos: el bloqueo de Estados Unidos y los requerimientos de importación de materias primas y energéticas.
La producción domestica cubana de crudo (aun con el record de 1.400.000 toneladas en 1995) resulta insuficiente, por lo que en los últimos años se ha incrementado la exploración a través de convenios muy favorables con empresas con tecnología moderna, en especial costa afuera, con notables hallazgos hasta la fecha, que deberán resultar en nuevos campos petrolíferos a desarrollar en los próximos años y cuyo potencial geológico es muy elevado.
Estas exploraciones no se habían efectuado antes por la deficiente tecnología rusa en este tipo de yacimientos, en especial costa-afuera y por la falta de necesidad debido a los suministros de petróleo ruso barato. En el sector agrícola, la caña de azúcar y sus derivados (incluyendo el ron, de primera calidad mundial) sigue siendo el producto base de la economía y la primera fuente de ingresos, a pesar de la falta de combustibles, fertilizantes, pesticidas y otros productos como consecuencia de la crisis económica.
Con una capacidad de producción anual que oscila entre los 4 y los 8 millones de toneladas en circunstancias normales, dependiendo de año, Cuba ha sido el primer exportador mundial de azúcar de caña, que exporta a más de 30 países, principalmente a los países del Este Europeo.
La caña de azúcar no solo ha crecido en hectáreas, sino en riesgo, fertilización, tratamientos fitosanitarios, mecanización, variedades de semillas y otros aspectos. Las plantaciones cubren el 42% de las tierras de cultivo y Cuba es el tercer productor mundial, después de India y Brasil.
El tabaco, de calidad muy apreciada en los mercados internacionales, es el segundo producto agrícola.
La producción anual se eleva a unos 300 millones de puros y 11.000 millones de cigarrillos. Merced a la reputación de las fábricas cubanas, la pérdida del mercado estadounidense (dos tercios de las exportaciones hasta 1959) fue compensada en seguida por numerosos mercados de exportación. España se sitúa en la primera posición de los consumidores de habanos, seguida de Francia.
La región de Pinar del Rio (en el oeste del país), más concretamente la de Vuelta Abajo (el perímetro comprendido entre San Luis y Martínez) es una de las mejores tierras tabaqueras del mundo. Un 70% de las 40.000 hectáreas de cultivos pertenece aun a pequeños explotadores privados que poseen unas seis hectáreas por término medio.
Cuba, a pesar de las dificultades actuales, produce además arroz, café y frutas; los cítricos, en concreto, han experimentado un auge muy considerable, como en la región pantanosa de la península de Zapata.
Otros cultivos importantes son: cacao, mangos, plátanos, aguacates, arroz y productos hortícolas, además de las plantas textiles (henequén, kenaf y algodón).
Cabe mencionar también la ganadería. La población bovina (los celebres F-1 obtenidos, desde los 60, del cruce de toros Holstein con vacas cebús adaptadas al clima, pero poco lecheras) se eleva a 9 millones de cabezas.
Durante los años 90: La escasez de fertilizantes, pesticidas y combustibles para mover la maquinaria agrícola, ha sido drástica y con dramáticas consecuencias tanto para el campo, como para el suministro de sus productos a la población.
Las reducciones en producción con respecto a la capacidad instalada han sido muy fuertes y Cuba ha tenido que hacer un gran esfuerzo, en condiciones muy difíciles para que no fueran mucho mayores, a tal punto que afectarán inclusive a la supervivencia física de la población del país.
Gracias a esos esfuerzos –en momentos en que la capacidad de importación del país era casi nula- pudo evitarse y controlarse lo que en otras condiciones hubiera constituido una hambruna africana de dimensiones apocalípticas, mas aun para un país como el cubano, acostumbrado en las últimas décadas a estar mucho mejor alimentado que el promedio del entorno latinoamericano.
Una vez superada la parte más dura de estos obstáculos, la agricultura cubana vuelve en su tendencia a la recuperación y su futuro es muy prometedor si se adoptan mejores medidas de gestión, ya que la agricultura cubana ha sido el sector que más ha sufrido con la repentina crisis económica acaecida en condiciones naturales favorables para sí explotación; una proporción muy alta de tierras cultivables, sol durante todo el año; dos periodos bien definidos de estación seca y lluviosa, con un promedio anual de precipitación aceptable y disponibilidad de aguas subterráneas y embalsadas.
La agricultura aporta el 15% al producto social global y el 11% a la renta del país.
Es alto el nivel tecnológico alcanzado por la agricultura y la ganadería en Cuba, a los cuales, en los últimos 30 años se destinaron cuantiosas inversiones en la construcción de numerosos embalses de agua, obras de conducción, sistemas de explotación de riego, mejoramiento de los suelos, electrificación, red de caminos y carreteras e instalaciones.
Se dispone, además de fuerza de trabajo experimentada y calificada.
La agricultura hoy cuenta con más del doble (2.6) de las tierras cultivadas que las utilizadas en los años de la década de los cincuenta.
Nuevas formas productivas se están instaurando en la producción agropecuaria, a través de la trasformación de las empresas estatales en Unidades Básicas de Producción Cooperativa, donde el colectivo de trabajadores se convierte en propietario de los medios de producción y de los resultados productivos.
Esto unido a los mercados campesinos está contribuyendo a mitigar un poco el grave problema de escasez debido a la crisis. Pero también es importante frenar el éxodo del campo a la ciudad haciendo más atractiva y rentable a nivel individual la producción agrícola.
La producción agropecuaria, que durante la década del ochenta mostro cierta estabilidad productiva e incrementos en algunos renglones de importancia como la producción de hortalizas, plátano, legumbres y carne porcina, a partir de los años 90 registra problemas en determinados renglones, dadas sobre todo por la disminución en las importaciones de fertilizantes, agroquímicos, semillas y combustibles.
En la producción ganadera las reducciones obedecen a drásticas disminuciones en las importaciones de piensos. La masa ganadera vacuna posee un elevado potencial genético para la producción de leche, que a través de una alimentación adecuada, podría duplicar los niveles productivos alcanzados durante los años 80.
La ganadería avícola y porcina ha reflejado importantes resultados durante la década de los 80, con niveles de eficiencia comparables a los de los países desarrollados. Ambas ganaderías poseen una eficiente base genética, así como personal calificado y capacidades e instalaciones productivas que, con una fuente de alimentos apropiada, posibilitaría lograr incrementos substanciales en la producción avícola y porcina; esta última pudiera, en un tiempo relativamente corto duplicar los niveles de producción alcanzados durante el periodo 1986-90.
En el último trimestre de 1994 comenzaron a funcionar los mercados libres agropecuarios, donde los productores (campesinos, cooperativas y empresas agropecuarias estatales) pueden vender sus productos excedentes, si han cumplido previamente sus contratos de ventas con el sistema de acopio del Estado. En el funcionamiento de estos mercados los precios son libres y determinados por la relación entre la oferta y la demanda de alimentos.

1 | 2 | 3 4 | 5 | 6 | 7| 8 | 10 | 11 |12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30

SOPORTE

Soporte

Correo de contacto: info[at]invertirencuba.net

Teléfonos
España: +34 (93) 1845787
Estados Unidos: +1 (305) 3402627
Italia: +39 (06) 99335786
Panamá: +507 8327893
Panamá: +507 8339512
Reino Unido: +44 (203) 6951776
Suiza: +41 (91) 2280356

Servicio al cliente desde
02:00 - 06:00 (español, inglés, italiano)
09:00 - 18:00 (español, inglés)
14.00 - 18.00 (español, inglés, italiano)
Lunes a Viernes hora de Panamá