Menu

Cuba: Apertura económica / 11

apertura-cubaCuba: Apertura económica / 11

Ya en 1993- año central de la crisis- se consolido el proceso de apertura económica, uno de los componentes de la política adoptada por el Gobierno cubano para enfrentar la peor crisis económica experimentada por el país en los últimos años. Se trata de un proceso que ha abarcado fundamentalmente tres fenómenos simultáneos e interrelacionados: el desarrollo acelerado del turismo internacional, la reordenación del comercio exterior cubano y la apertura de la inversión extranjera. La apertura económica que ha tenido lugar en esas áreas coexiste con un sistema económico diseñado bajo la denominación de Sistema de Dirección y Planificación de la Economía (SDPE), el cual todavía está vigente en la mayor parte de los sectores de la economía. Esa coexistencia de propuestas económicas, evidentemente contradictorias determina la presencia actual en Cuba de un sistema económico dual. Sin embargo, lo que comenzó como la apertura selectiva de la economía cubana se ha transformado en una reforma económica caracterizada por importantes modificaciones institucionales con orientación mercantil, capaz de generar potencial para superar la actual naturaleza dual del sistema económico cubano. El inicio de la reforma económica cubana a partir de la apertura económica hacia el exterior no es un hecho fortuito, sino que responde al reconocimiento del papel decisivo que para la viabilidad de todo nuevo proyecto económico en Cuba tienen dos variantes: el crecimiento y la diversificación de las exportaciones y la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento externo. Las trasformaciones institucionales que representan el verdadero contenido de la apertura económica cubana son de dos tipos: organizativas y normativas. Las trasformaciones organizativas se refieren a los cambios producidos en el tipo y funcionamiento de los agentes económicos, así como modificaciones ocurridas en la estructura estatal cubana. Las transformaciones normativas comprenden las modificaciones ocurridas en el marco de las leyes y de las normas administrativas que establecen las condiciones y que regulan el funcionamiento de los diferentes agentes económicos en el contexto de la reforma económica cubana. Probablemente la enseñanza más importante que pudiera extraerse de los cambios antes apuntaos es que las trasformaciones organizativas no sean suficientes para promover por sí misma una reforma económica general, aunque pudieran servir como modelo para otros cambios organizativos. En lo fundamental hasta 1993, los cambios organizativos realizados hasta 1993, los cambios organizativos realizados se relacionaban con los aspectos externos de economía cubana e inclusive quedaron por resolver en ese campo importantes problemas relativos a la conexión de los mercados externos con la economía interna. No obstante en 1994 se adopto un cambio organizativo que pudiera ser considerado como la primera transformación organizativa de importancia para el proceso de reforma económica en Cuba. Como es sabio, en 1991, el contexto económico era demoledor para Cuba con la pérdida de sus mercados de Europa del Este, (y el simultaneo endurecimiento del embargo-bloqueo comercial económico y financiero de EEUU), y que representaba el 85% del comercio exterior cubano. Esta crisis económica ha estimulado el hecho de que el gobierno cubano cambiara de disposición no solo para modificar determinadas leyes que antes restringían la inversión extranjera en varios campos de la actividad económica cubana, sino también los aspectos claves para el inversionista, tales como la desburocratización observable a partir de 1996, que incluye medidas tales como la obligatoriedad gubernamental de dar respuesta concreta a cualquier propuesta inversionista en un plazo máximo de pocas semanas. Otra de las prioridades ha sido reemplazar la vieja legislación que mantuvo alejado al país de inversiones externas de alguna significación (en este medio bastante promisorio), mediante el establecimiento de la nueva Ley de inversiones extranjeras con reglas claras y modernas sobre los beneficios derivados de capital de riesgo para el desarrollo de productos en Cuba. Lo interesante, casi un fenómeno histórico sin precedentes, es como Cuba hostigada por el bloqueo, sin mercados, sin combustible, sin posibilidades de financiamiento externo, con la fabricas paradas por falta de repuestos, con una industria básica como el azúcar, deprimida, logro revertir la situación en tan pocos años y reanimar su economía. Inclusive ha revalorizado su moneda, el peso, en relación al dólar. La paridad del peso convertible es uno a uno, siendo aceptado igual que un dólar en todas partes y comanda las transacciones internas; pero para el peso libre la relación que que llego a ser de 160 a uno, en 1996 ya era de 25 pesos a un dólar con tendencia a reducir la diferencia, y ese es el cambio en las Casas de Cambio oficiales y en la calle, ya que hay libre convertibilidad. El que quiere dólares canjea los billetes por peso convertibles o dólares o bien obtiene cualquier otra divisa fuerte, sin ningún problema, en las casas de cambio.

1 | 2 | 3 4 | 5 | 6 | 7| 8 | 10 | 11 |12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30

SOPORTE

Soporte

Correo de contacto: info[at]invertirencuba.net

Teléfonos
España: +34 (93) 1845787
Estados Unidos: +1 (305) 3402627
Italia: +39 (06) 99335786
Panamá: +507 8327893
Panamá: +507 8339512
Reino Unido: +44 (203) 6951776
Suiza: +41 (91) 2280356

Servicio al cliente desde
02:00 - 06:00 (español, inglés, italiano)
09:00 - 18:00 (español, inglés)
14.00 - 18.00 (español, inglés, italiano)
Lunes a Viernes hora de Panamá