Menu

Cuba: Eco-Turismo y Medio Ambiente /30

ecoturismoCuba: Eco-Turismo y Medio Ambiente /30

Como es sabido, el respeto a la ecología es muy importante para la industria turística.
Cuba, en este sentido ha actuado siempre de manera muy progresista respetuosa con el medio ambiente, al contrario de los países de Europa del Este, altamente contaminados.
Esto le permite ofrecer facilidades para un turismo ecológico de primera clase.
La Sierra del Rosario, primera de las cuatro reservas de la biosfera declaradas por la UNESCO en Cuba, es un inmenso laboratorio que ya rinde frutos inestimables no solo para la mayor de las Antillas, sino para numerosos países poseedores de bosques tropicales, amenazados seriamente por la deforestación y la desertificación.
El eco-turismo está tomando auge en los últimos años. En casi todos los centros turísticos se puede obtener el servicio de guías (a precios muy razonables) que hablan diversos idiomas y/o alquilar bicicletas o caballos para hacer recorridos por zonas de interés ecológico.
También se organizan excursiones cuyo objetivo es el disfrute y estudio de la naturaleza. Existe un enorme potencial a desarrollar. Actualmente los lugares más preparados para ello son los parques nacionales de Sierra Maestra, La Güira y Baconao. Para la observación de aves, el mejor lugar es la península de Zapata (Matanzas).
No pocos se asombraron en la conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (ECO-92), en Río de Janeiro, Brasil, cuando Cuba ofreció sus experiencias en la conservación y protección del medio.
Durante más de tres décadas, este archipiélago, mediante una política racional de reforestación, logro incrementar las áreas boscosas, diezmadas por la tala y la quema indiscriminadas, y llevarlas del 14% en 1959, al 20% en la actualidad.
Sólo en los últimos cinco años fueron plantados mil 400 millones de árboles y para el presente quinquenio se ha planificado la siembra de otros mil 500 millones de plantas.
Buena parte de ellos crecerá en las montañas que cubren el 18% de la geografía cubana, donde se lleva a cabo un programa de fortalecimiento de las comunidades rurales en las serranías – Plan Turquino – con el cual se comenzó a revertir el proceso de migración hacia las ciudades.
Los planes de reforestación se basan en la experiencia adquirida por especialistas y técnicos cubanos en la occidental Sierra del Rosario, donde mediante estudios realizados en laboratorios y áreas especificas fue posible conocer la estrategia de crecimiento de los bosques tropicales, estrechamente vinculados al reino neotropical de América Central, Sudamérica y todo el Caribe.
Pero no sólo los bosques han merecido especial atención por parte de las autoridades cubanas, sino también la protección y la conservación de los recursos naturales, considerados patrimonio de todo el pueblo.
En 1977 se creó la Comisión Nacional para la Protección del Medio Ambiente y el Uso Raciona de los Recursos Naturales (COMARNA) y en 1981 se aprobó la Ley correspondiente. Ya por entonces se habían iniciado los trabajos dirigidos a descontaminar diversas bahías del país, incluida la de la Habana.
Los grandes productores de azúcar en el mundo queman todas las plantaciones de caña a cortar, lo que genera considerables cantidades de bióxido de carbono que descargan a la atmosfera y ocasionan el calentamiento global de la Tierra conocido como efecto invernadero.
En Cuba, el 70% de la caña de azúcar se cosecha verde, con lo que se reducen esas emanaciones, al tiempo que se protege la microfauna y los suelos.
Junto a otras prácticas que contribuyen al saneamiento ambiental, se aprovecha la paja, la cachaza y diversos materiales de desecho a la industria para obtener abono orgánico, proceso que se acelera mediante técnicas biotecnológicas desarrolladas por el Instituto Cubano de Investigaciones de Derivados de la caña de Azúcar (ICIDCA).
También se lleva a cabo la lucha biológica contra plagas en sustitución de medios químicos nocivos al medio, y la utilización del bagazo como fuente renovable de fibra para la fabricación de tableros y papel. Se puede afirmar por tanto que la agroindustria azucarera cubana es autosustentable ecológicamente, a partir de una agricultura natural.
Otra preocupación de especialistas e instituciones cubanas es la preservación y recuperación de los suelos, playas y zonas costeras. El Dique Sur de la provincia de la Habana, recientemente terminado, forma parte del empeño por detener y revertir el proceso de salinización de varias decenas de miles de hectáreas de tierras potencialmente agrícolas y la recuperación de recursos hídricos de importancia capital para satisfacer las necesidades de la agricultura, la industria y los habitantes de la capital cubana.
Cuba asistió a Eco-92 con todos los indicadores que la Agenda XXI propone para el año 2.000 prácticamente cumplido. En aspectos como la salud, la isla puede mostrar niveles comparables a los de países desarrollados en la población una conciencia ecologista, cuenta con un maestro para cada 13 alumnos y 300 mil estudiantes universitarios, cifras reconocidas como las más elevadas del mundo en desarrollo. En cuanto a la ciencia y la técnica, posee una base capaz de cubrir sus propias necesidades de crecimiento.
La ingeniería genética y la biotecnología, disciplinas de avanzada en el mundo, tienen en Cuba niveles únicamente alcanzados por los países desarrollados y le permiten estar en condiciones de explotar su rica biodiversidad, situación privilegiada entre las naciones del Tercer Mundo.
Para los amantes de la naturaleza virgen, se desarrolla el ecoturismo, nueva modalidad que cada día tiene mayores adeptos y donde cuba ofrece excepcionales condiciones: tres cadenas montañosas en el occidente, centro y oriente de su territorio, miles de islotes y cayos despoblados, y muchos sitios al estilo de la biorreserva de la Ciénaga de Zapata, donde el visitante puede observar en su entorno natural aves tropicales, cocodrilos y peces de la fauna prehistórica como el manatí.
Un ecosistema considerado reserva mundial de la biosfera, enclavado al oeste; una de las terrazas marinas mejor conservadas del mundo, al este; así como restos de épocas remotas, en los mogotes de Viñales, donde subsiste viva la palma de corcho, extinguida en el resto del orbe y conservadas en estado fósil en muy pocos lugares, son algunas de las riquezas de esta bella isla.

1 | 2 | 3 4 | 5 | 6 | 7| 8 | 10 | 11 |12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30

 

SOPORTE

Soporte

Correo de contacto: info[at]invertirencuba.net

Teléfonos
España: +34 (93) 1845787
Estados Unidos: +1 (305) 3402627
Italia: +39 (06) 99335786
Panamá: +507 8327893
Panamá: +507 8339512
Reino Unido: +44 (203) 6951776
Suiza: +41 (91) 2280356

Servicio al cliente desde
02:00 - 06:00 (español, inglés, italiano)
09:00 - 18:00 (español, inglés)
14.00 - 18.00 (español, inglés, italiano)
Lunes a Viernes hora de Panamá